jueves, 7 de enero de 2010

El amante

Tengo que decirte adiós,

en silencio y sin nombrarte,

pues yo no puedo arrastrarte

a pagar tan duro precio.

Sabemos que fuimos necios,

que todo fue una locura;

que no pocas amarguras

ya llevamos compartidas.

Que si lo dictó la vida,

que si fue nuestro destino,

solamente es el camino

de aquel que siempre camina.



Sé que tu amor he quitado

a un hombre que es tu marido

y hasta hoy he compartido

lo que tu me has regalado.

Más todo cuanto he llorado

en tu ausencia en muchas noches,

no son causa de reproches,

porque sabes que te quiero.

Que lo abandones... no quiero

porque esto es causa perdida;

no causemos más heridas

que ya bastantes tenemos.



Que si de hoy en adelante

te llevo ha vivir conmigo

será peor el castigo

que la gente nos depare.

Pues mujer que se separe

del legítimo marido

por otro que haya elegido

para darle sus amores,

es causa de mil rumores,

de calumnias humillantes;

aunque siempre por delante

la tratarán de señora,

te recibirán sonrientes,

te preguntarán tus cosas,

pero... sus lenguas curiosas

no preguntarán por mí.

Pues cuando hablan de mí,

aquellos que te conocen,

habrán de bajar las voces,

para que tú no te enteres,

sobre todo las mujeres,

dando a su voz forma oscura

y envidiando tu locura,

lo gritaran en silencio.

Dirán que somos dos necios,

absurdos, crueles, malvados

que tu este paso lo has dado

porque te tengo hechizada.

Y verás, eso no es nada,

porque delante de tí,

nunca te hablarán de mí

porque no podrán nombrarme.

Tan sólo podrán llamarme

por un nombre que te daña,

palabra que lleva saña

si se dice por lo bajo,

que será como si un tajo

te causaran al oírlo,

que de tanto repetirlo,

lo dirán familiarmente.

Nunca verás que la gente

dirá que yo soy tu esposo,

y eso para mí es hermoso,

pero nunca lo dirán...

Es más, no me nombrarán,

mi nombre se habrá perdido,

no dirán: es su marido...

dirán de mí: ¡el amante!

Por eso voy a dejarte.

Manchar tu vida no quiero,

sin tí ya se que me muero,

pero eso es cosa mía...

Tal vez, quizás, algún día

y en forma muy confidente,

a alguna amiga le cuentes

que tuvisteis un amante...

Más, esto aquí finaliza.

La culpa fue sólo nuestra;

un botón basta de muestra...

los demás, a la camisa!!!...
Sandro

5 comentarios:

  1. Sólo los espíritus agrietados poseen aberturas al más allá.
    Cuando regresan destellan obras bellas como esta.

    Cálido abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Me ha sobrecogido esta historia, no suelen terminar bien estos romances, lo has llevado muy bien querida amiga
    Un abrazo
    Stella

    ResponderEliminar
  3. Me ha encantado, la realidad hecha palabras, saludos para ti que tengas un excelente inicio de semana…me quedo en tu casa espero… no te moleste, besitos

    ResponderEliminar
  4. Quien quiere ser el esposo o la esposa si eso lleva a perder la libertad... Me encantan la alas no solo para volar sino para ser eso q solíamos ser aun estando casados!!!! Tenerte y tenerme

    ResponderEliminar